La Planificación de Carreras y las Necesidades Individuales y Organizativas

En la mayor parte de las empresas no se planifican las carreras; y en las que se hace, no se planifican todas las carreras, sino sólo las de los empleados de nivel profesional y ejecutivo.
La planificación de carreras beneficia tanto a los individuos como a la organización.
La falta de planificación es propia de las empresas que ante unas vacantes reaccionan con programas intensivos de formación o reclutamiento externo. Se considera que el destino de cada miembro es un problema del individuo en concreto y que reciben en contraprestación una falta de cohesión y bajos niveles de identificación de las personas con la organización, con sus objetivos y con su cultura.
Es creciente el número de empresas que adoptan un enfoque proactivo en el que se considera que la planificación de carreras satisface necesidades individuales y colectivas y, además, constituye un buen instrumento para las necesidades futuras de personal.

Las principales ventajas de la planificación de carreras para la organización son:

  • El desarrollo de las personas que tienen potencial de avance o de promoción.
  • La reducción de los abandonos y de los costes de las renovaciones.
  • Las vacantes se cubren con promociones internas, lo cual tiene ventajas sobre el reclutamiento exterior.   
  • Los empleados utilizan todo su potencial tratando de conseguir sus objetivos.
  • Evitar que existan recursos humanos infrautilizados en puestos de nivel inferior a los que podrían ocupar.
  • Al reconocerse las capacidades de las personas, éstas se encuentran más motivadas e identificadas con la organización.

Las personas, en relación con sus carreras, valoran más los siguientes factores:

  • La equidad. Los empleados valoran la igualdad de oportunidades y que los sistemas de promoción sean equitativos.
  • La atención de los superiores. Los empleados desean que sus superiores desempeñen un papel activo en la planificación de sus carreras y que les informen sobre su desempeño del puesto de trabajo.
  • La información sobre las oportunidades existentes, para poder avanzar en sus carreras.
  • La satisfacción con la carrera realizada depende de la edad del empleado y de su ocupación.

A la información sobre las oportunidades existentes se le está concediendo una importancia creciente. En muchas organizaciones los empleados ignoran sus posibilidades futuras e incluso las que tienen en el momento actual.
Si desde la dirección de la empresa se alienta la planificación de las carreras, será más probable que las personas se fijen objetivos profesionales y trabajen para alcanzarlos, encontrándose más motivadas para formarse. El nivel medio de formación será más elevado y se dispondrá de las personas adecuadas para las vacantes que se produzcan.

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario