El Cambio de Destino y la Degradación

Las empresas, al enfrentar nuevas tecnologías, tienen que reciclarse y adaptarse a los tiempos modernos, lo que conlleva enormes cambios internos y los que lo sufren son los empleados que no se adaptan a las nuevas tecnologías o cuyos conocimientos quedan obsoletos. Una buena política de reciclado interno permitirá una adecuación de la persona adecuada al puesto apropiado mediante programas de formación, entrenamiento y recolocación de trabajadores en puestos de nueva creación.
El cambio de destino se produce cuando se traslada a un empleado de un puesto de trabajo a otro al que le corresponde los mismos niveles de salario, responsabilidad, autoridad y nivel en la organización.
La degradación se produce cuando se traslada a un empleado de un puesto de trabajo a otro al que le corresponden menores niveles de salario, responsabilidad, autoridad y nivel en la organización.
Para que la organización pueda sobrevivir en un entorno cambiante necesita cierta flexibilidad.
Una de las áreas en las que es más necesaria la flexibilidad es en la de recursos humanos. La organización debe tener la posibilidad de reasignar sus recursos humanos donde son más necesarios. Los cambios de destino pueden beneficiar a los empleados al proporcionarles trabajos más adecuados a sus conocimientos y aptitudes. En ocasiones se realiza para aprovechar la experiencia que adquirió en los negocios antiguos de la empresa, trasladándole a un área de nueva creación, pudiendo aportarle mayores facilidades de promoción.
La degradación genera insatisfacción, desmotivación y animadversión hacia quien toma la decisión, por lo que el degradado puede llegar a ser una influencia negativa sobre la moral de los demás. Se produce en casos como los siguientes:

  • Por razones disciplinarias, como en caso de baja productividad o excesivo absentismo.
  • Como alternativa al despido de un empleado leal que no puede seguir realizando su trabajo por razones de edad o salud. Es conveniente que siga cobrando el mismo salario.
  • Como consecuencia de otra degradación. Si se prescinde de un puesto de nivel elevado se degrada a quien lo ocupa a un puesto más bajo, ocupando el puesto de otra persona que se ve degradada, y así sucesivamente.

En los niveles ejecutivos muy elevados, son frecuentes los contratos blindados que obligan a la empresa a pagar fuertes indemnizaciones en caso de despido. La degradación puede ser una alternativa barata al despido.

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario