Objetivos de la Política de Compensación

La empresa debe asegurarse de que las personas más adecuadas para desempeñar un puesto de trabajo, se mantengan satisfechas en la organización y este objetivo se consigue con una adecuada política de compensación. La remuneración es un factor más para motivar, atraer y mantener a las personas que aumentarán el valor de la empresa. Tratándose de un sistema abierto e interrelacionado, la política de compensación se ve afectada por la estrategia de la empresa en general; pero, además, influye en las otras funciones de la DRRHH, como es la búsqueda o la selección de personal.
La compensación es lo que las personas que trabajan en una empresa reciben a cambio de su actividad laboral. Se trata de buscar un equilibrio entre la satisfacción de los trabajadores y la competitividad de la empresa.
La política de remuneración debe estar acorde con los objetivos marcados por la Dirección de la organización. La forma en la que se distribuyan los recursos entre las personas que han contribuido a generarlos es un indicativo de cuál es la estrategia de la organización, y qué es lo que más valora. Así, pues, sí en la organización se tiende a valorar más la lealtad y la antigüedad del sistema de compensación se basará en premiar el desempeño pasado; si lo que más se valora es la productividad, la compensación se fijará premiando el desempeño presente; o, si el objetivo es atraer a las personas más cualificadas, se remunerará evaluando el potencial de las personas.

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario