Introducción

Originalmente en las empresas se utilizaba el sistema del Gerenciamiento autoritario y jerárquico, donde el gerente era el único que podía resolver los problemas, el único que podía “pensar” en función de empresa.
Posteriormente se permitió la participación del personal, ya sea en forma individual o por medio de la agrupación sindical, pero en este último caso siempre en función de “competencia de objetivos” respecto de la gerencia.
En este estado de situación podemos decir que el personal se desempeñaba en compartimientos estancos, es decir que los sectores de la empresa, (Calidad, Mantenimiento, Producción Ingeniería) no interactuaban en forma visible.
El convencimiento de que la participación del personal es una herramienta fundamental en el desarrollo de la empresa, llevó a fomentar la formación de los llamados “grupos de mejora” para resolver los problemas o para mejorar las actividades en general.
Se aceptó el concepto de que vanas personas piensan más que una y el hecho de que al ser los trabajadores los que desempeñan las operaciones diarias, están más cerca de los problemas y con frecuencia están mejor capacitados para encontrar soluciones que la propia gerencia.
Asimismo, se fueron modificando esos compartimientos estancos que mencionábamos, con lo cual el personal de distintos sectores que integran los grupos de mejora interactúan mediante trabajos compartidos, sin importar el origen de los mismos.
Hoy podemos ver al hombre de producción trabajando a la par del personal de Mantenimiento y a este con el hombre de Calidad, o el hombre de Mantenimiento, trabajar en conjunto con el de Ingeniería.
Las soluciones aportadas por los trabajadores también tienen el efecto adicional de incrementar la moral, pero deben contar indispensablemente con la receptividad de la gerencia.

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario