Introducción

Hacer negocios en nuestro contexto complejo e incierto supone desarrollar la cultura del cambio, o sea hacer de éste una forma de adaptación permanente.
El éxito del directivo de este tiempo se vincula muy fuertemente con la posibilidad de administrar esta cultura, transformando en proyectos controlables, con metas, sistemas de medición y resultados esperados, el proceso continuo del cambio organizacional.
En este contexto, los recursos humanos, únicos sujetos y hacedores del cambio, se transforman en la clave de diferenciación y competitividad de las empresas, y los sistemas a través de los cuales se los selecciona, motiva, desarrolla y recompensa, los aspectos críticos para el avance e implantación del mismo.
Entre estos sistemas, el Gerenciamiento del Desempeño Constituye una pieza clave en el diseño, implantación y administración del cambio y el liderazgo que lo soporta, su principal motor.
A continuación, desarrollaré algunas ideas sobre cambio, desempeño y liderazgo que sintetizan experiencias recogidas en los últimos años, fruto de mi participación en procesos de cambio organizacional.

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario